Vaticano debe renovar acuerdo con China por uno o dos años, dice arzobispo negociador

Vaticano, 10 de junio 20 / 11:03 am (ACI).- El arzobispo italiano Claudio Maria Celli, diplomático que fue decisivo en la negociación del acuerdo provisional de la Santa Sede – China para el nombramiento de obispos, dijo que el Vaticano debería renovar este tratado por otro año o dos.

«El acuerdo es provisional, es decir, expira, como usted dice, en septiembre de este año. Tenemos que encontrar una fórmula. Tenemos que ver qué hacer después de ese período. Creo que probablemente deberíamos volver a confirmarlo durante uno o dos años», dijo el arzobispo en una entrevista el 7 de junio sobre el programa Stanze Vaticane en Tgcom24.

«Sin embargo, la Santa Sede aún no ha tomado una decisión a este respecto, una decisión que luego será comunicada a las autoridades chinas», añadió el prelado que se desempeñó como presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales entre 2007 y 2016.

Tras la firma del acuerdo provisional en septiembre de 2018, las autoridades del gobierno comunista chino continuaron persiguiendo a los católicos, continuaron demoliendo iglesias y cruces, y continuaron con las detenciones del clero clandestino o clandestino, que permanecen fieles a Roma.

En China, el régimen requiere que los miembros de la iglesia se unan a la Asociación Patriótica Católica, una institución que está bajo el control del Partido Comunista Gobernante. Aquellos que no aceptan este apoyo, la Iglesia clandestina, clandestina o no oficial, a menudo sufren persecución, detención y arrestos.

«Es innegable que todavía hay situaciones que requieren un camino», dijo el arzobispo Celli en la entrevista, destacando la «necesidad de respeto» y el «entendimiento mutuo» entre la Iglesia Católica y China.

«No será fácil. La Santa Sede quiere continuar con este paso. Queremos avanzar y queremos lograr una normalidad en la que un católico chino pueda expresar toda su lealtad al Evangelio y también respetar a su ser chino», continuó el prelado.

«Siempre digo y siempre uso una expresión simple: la Iglesia Católica en China necesita ser completamente china, pero también totalmente católica».

El Secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, otra figura importante en las negociaciones con China, dijo en 2019 que la práctica misionera de «inculturación» puede parecerse al término del gobierno chino «sinicización» y que ambos pueden ser «complementarios» y pueden «allanar el camino para el diálogo».

Desde que llegó al poder en 2013, el presidente chino Xi Jinping ha ordenado la «sinicización» de todas las religiones en China, una medida que la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de los Estados Unidos ha calificado «una estrategia de largo alcance para controlar, gobernar y manipular todos los aspectos de la fe en un molde socialista infundido con ‘características chinas'».

El gobierno chino está implementando actualmente un «plan de sinicización» para el Islam, una religión que se enfrenta a una persecución cada vez mayor en el país, con al menos 800.000 musulmanes uigures detenidos en campos de concentración.

La aceptación católica del programa de «sinicización» ha sido un tema muy debatido tras la formalización del acuerdo de 2018 entre el Vaticano y China. Recientemente, una asociación afiliada a la Asociación Patriótica Católica de la provincia de Zheijang emitió una declaración exigiendo que se añadiera «patriotismo» a la celebración de la liturgia como condición para la reapertura de iglesias.

En su vídeo anunciando la intención de oración para marzo de este año, el Papa Francisco afirma que «hoy en China, la Iglesia espera con esperanza. La Iglesia quiere que los cristianos chinos sean verdaderos cristianos y sean buenos ciudadanos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *