Obispos de Venezuela piden la salida del actual gobierno y elecciones limpias

CARACAS, 13 de julio. 20 / 02:30 pm (ACI).- «Ante el deterioro progresivo de la situación política venezolana, indicamos en nuestras recientes exhortaciones en julio de 2019 y enero de 2020 que la salida del gobierno actual y la celebración de elecciones presidenciales limpias, en condiciones de transparencia y equidad, son necesarias», dijeron los obispos en su exhortación pastoral publicada el viernes.

En el texto titulado «Si Dios está contigo, no os abandonará», los obispos de Venezuela hacen una serie de peticiones al final de su 114a Asamblea Ordinaria, después de analizar la grave situación del país en todos los aspectos.

«Vivimos inmersos en el caos generalizado, presente en todos los niveles de la vida social y personal: servicios públicos básicos a menudo inexistentes, acción política divorciada del bien común y el desarrollo, inseguridad e impotencia, vida familiar violada en su capacidad para gestionar y satisfacer sus necesidades, economía inflacionaria y dolarizada, llegando a casi toda la población, educación paralizada en su gestión con el deterioro de la calidad de este servicio», explican los prelados.

En cuanto a la pandemia de coronavirus, indican que «fue, al mismo tiempo, un elemento paralizante de una parte sustancial de las actividades ordinarias y destacaron la crisis ya presente, no más agravada por la debilidad del sistema de salud, la triste situación experimentada de los migrantes que regresan al país, sin recursos ni expectativas seguras de vida, además de la escasez de gasolina y otros suministros necesarios».

Después de especificar que el hambre y el desempleo han aumentado, los obispos señalan que «los venezolanos quieren vivir en la democracia. Para ello, es necesario celebrar elecciones imparcialmente para todos los partidos políticos y con respecto al voto ciudadano».

«El régimen, más preocupado por permanecer en el poder que por el bienestar del pueblo, convocó elecciones parlamentarias, utilizando una Corte Suprema de Justicia sumisa al Ejecutivo, un Consejo Electoral Nacional ilegítimo y la confiscación de algunos partidos políticos, así como llevar a cabo amenazas y persecuciones a líderes políticos y tratar de comprar conciencias. Todo esto, además de lograr una ilegitimidad, provocará la abstención y la falta de confianza frente a estas inciertas elecciones parlamentarias», continúan.

«La negativa del Ministro de Defensa a aceptar un cambio de gobierno es totalmente inconstitucional y, por lo tanto, inaceptable. A medida que las pautas dictatoriales se endurecen, el pueblo sufre».

Después de denunciar que la oposición «es perseguida como nunca antes», los obispos de Venezuela alentaron a los católicos a trabajar para cambiar el país.

«Rechazamos la tortura, condenada por todas las convenciones internacionales, y exigimos su erradicación completa. Pedimos a las organizaciones internacionales que estén atentas en la búsqueda de ayuda humanitaria: reiteramos el clamor del pueblo, para que no nos dejen solos», subrayaron.

Los obispos recordaron más tarde las peticiones formuladas por el Secretario de Estado vaticano, el cardenal Pietro Parolín, «en nombre y a disposición del Santo Padre», en su carta al Gobierno en 2016: «la aplicación urgente de medidas destinadas a aliviar la grave crisis del suministro de alimentos y drogas; el calendario electoral que permite a los venezolanos decidir el futuro sin demora; la restitución del papel de la Asamblea Nacional prevista por la Constitución lo antes posible; y la aplicación de instrumentos jurídicos para acelerar el proceso de liberación de los detenidos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *